Archivo de etiqueta: Isabel Allende

Isabel Allende – Fragmento de Más allá del invierno

El tráfico en Brooklyn estaba restringido, excepto para emergencias, y ese era exactamente el caso de Richar Bowmaster. Vio en internet la dirección de la clínica veterinaria más cercana que estuviera abierta, que… Sigue leyendo

Isabel Allende – La casa de los espíritus

Cada pieza tiene una razón de ser tal como es, incluso el coronel García. En algunos momentos tengo la sensación de que esto ya lo he vivido y que he escrito estas mismas palabras,… Sigue leyendo

Isabel Allende – Dos palabras

Tenía el nombre de Belisa Crepusculario, pero no por fe de bautismo o acierto de su madre, sino porque ella misma lo buscó hasta encontrarlo y se vistió con é1. Su oficio era… Sigue leyendo

Isabel Allende – Fragmento de Las memorias del Águila y el Jaguar

Tensing y Dil Bahadur se enteraron telepáticamente de que ese extranjero buscaba a una muchacha perdida cuyo nombre era Águila. Dedujeron naturalmente que era la misma persona que les había enviado el ave… Sigue leyendo

Isabel Allende – Paula

Tu abuela ruega por ti a su dios cristiano, y yo lo hago a veces a una diosa pagana y sonriente que derrama bienes, una diosa que no sabe de castigos, sino de… Sigue leyendo

Isabel Allende – Una venganza

El mediodía radiante en que coronaron a Dulce Rosa Orellano con los jazmines de la Reina del Carnaval, las madres de las otras candidatas murmuraron que se trataba de un premio injusto, que… Sigue leyendo

Isabel Allende – El amante japonés

Irina Bazili entró a trabajar en Lark House, en las afueras de Berkeley, en 2010, con veintitrés años cumplidos y pocas ilusiones, porque llevaba dando tumbos entre empleos, de una ciudad a otra,… Sigue leyendo

Isabel Allende – El juego de Ripper

«Mi madre todavía está viva, pero la matarán el Viernes Santo a medianoche», le advirtió Amanda Martín al inspector jefe y éste no lo puso en duda, porque la chica había dado pruebas… Sigue leyendo

Isabel Allende – Retrato en sepia

Ya todos estamos en edad de tirar por la borda los sentimientos que no sirven para nada y quedarnos sólo con aquellos que nos ayudan a vivir. Retrato en sepia PDF

Isabel Allende – Mi país inventado

Las cifras de crecimiento económico, que aplaudía el Wall Street Journal, no significaban desarrollo, ya que el diez por ciento de la población poseía la mitad de la riqueza y había personas que… Sigue leyendo

Isabel Allende – La isla bajo el mar

En mis cuarenta años, yo, Zarité Sedella, he tenido mejor suerte que otras esclavas. Voy a vivir largamente y mi vejez será contenta porque mi estrella -mi z’etoile- brilla también cuando la noche… Sigue leyendo

Isabel Allende – Eva Luna

El placer me erizó la piel y me endureció los senos. Caí en cuenta que nunca había estado tan cerca de nadie y que llevaba siglos sin recibir una caricia. Tomé su cara,… Sigue leyendo

Isabel Allende – Afrodita

Bajo el mantel, las rodillas se rozan por azar y ese contacto, casi imperceptible, los golpea como una corriente poderosa; una llamarada iracunda sube por los muslos y enciende los vientres। Nada cambia… Sigue leyendo

Isabel Allende – Si me tocaras el corazón

Geraldine Georges …por un tiempo se extasiaron en una intimidad absoluta que confundieron con el amor Amadeo Peralta se crió en la pandilla de su padre y llegó a ser un matón, como… Sigue leyendo