Publicación de la categoría: Libros

Chimamanda Ngozi Adichie – La celda uno

La primera vez que robaron en casa fue nuestro vecino Osita quien entró por la ventana del comedor y se llevó el televisor, el vídeo y las cintas de Purple Rain y Thriller… Sigue leyendo

La BNE ofrece la obra digitalizada de los autores fallecidos en 1936

 

Pedro Salinas – Tú vives siempre en tus actos

Tú vives siempre en tus actos. Con la punta de tus dedos pulsas el mundo, le arrancas auroras, triunfos, colores, alegrías: es tu música. La vida es lo que tú tocas. De tus… Sigue leyendo

Bob Dylan – La respuesta está en el viento

Cuántos caminos debe recorrer un hombre, antes de que le llames “hombre” Cuántos mares debe surcar una blanca paloma, antes de dormir en la arena. Cuántas veces deben volar las balas de cañón,… Sigue leyendo

Walt Whitman – ¿Quién va allí?

20 ¿Quién va allí? Grosero, hambriento, místico, desnudo… ¡quién es aquél? ¿No es extraño que yo saque mis fuerzas de la carne del buey? Pero ¿qué es el hombre en realidad? ¿Qué soy… Sigue leyendo

Idea Vilariño

Un huésped No sos mío no estás en mi vida a mi lado no comés en mi mesa ni reís ni cantás ni vivís para mí. Somos ajenos tú y yo misma y… Sigue leyendo

Erskine Caldwell -El frío invierno

Después de una semana en la ciudad, había cogido la costumbre de regresar temprano a la habitación que había alquilado y yacía despierto bajo la cálida manta. En la calle, cuando caía la… Sigue leyendo

Anaïs Nin – La maja

  El pintor Novalis acababa de casarse con María, una española de la que se enamoró porque le recordaba su cuadro favorito, la Maja desnuda de Goya. Fueron a vivir a Roma. María… Sigue leyendo

Leopoldo Alas ( Clarín ) – Fragmento de La Regenta

En efecto, su tez blanca tenía los reflejos del estuco. En los pómulos, un tanto avanzados, bastante para dar energía y expresión característica al rostro, sin afearlo, había un ligero encarnado que a… Sigue leyendo

Bob Dylan – La respuesta está en el viento

Cuántos caminos debe recorrer un hombre, antes de que le llames “hombre” Cuántos mares debe surcar una blanca paloma, antes de dormir en la arena. Cuántas veces deben volar las balas de cañón,… Sigue leyendo

Merethe Lindstrøm – El mar de la tranquilidad

Se acaba de producir un accidente. El rostro del anciano que yace en la calzada es el de un extraño, pero después de mirarlo de alguna manera empieza a resultarme familiar, sigo cavilando… Sigue leyendo

Los años perdidos y los últimos días de David Foster Wallace (2010), David Lipsky

Fue el escritor más grande de su generación, y también el más atormentado. En el velatorio tras su trágico suicidio, sus amigos y familiares revelaron la lucha de toda una vida de una… Sigue leyendo

Rubem Fonseca – fragmento de El enfermo Moliere

Baron y yo montamos a Moliére en un carruaje y lo llevamos a su casa, en la calle Richelelieu. En cuanto llegamos, Baron le trajo un caldo caliente. Él apartó la escudilla que… Sigue leyendo

Fernando León de Aranoa – El doble

En el país al que nos referimos aquí había un doble del Presidente, humorista muy popular, nacido en el humilde barrio de La Tampita, a las afueras de las afueras. El extraordinario parecido… Sigue leyendo

Raúl Ariza – El cuarto de los juegos

Le he dicho que me muerda. Joder. Qué parte de la frase no ha entendido, doctor. Hacía calor en aquella habitación de ventanas cerradas, cortinas tupidas y mobiliario indispensable. Una cama de dos… Sigue leyendo

Alfonsina Storni – Entre el largo desierto y el mar

Veinte siglos Para decirte, amor, que te deseo, Sin los rubores falsos del instinto, Estuve atada como Prometeo, Pero una tarde me salí del cinto. Son veinte siglos que movió mi mano Para… Sigue leyendo

Elvira Sastre – La poesía jamás te olvidará

Te he vuelto a ver desnuda y se me han corrido los ojos de pena. Debí borrar aquellas fotos el día que te olvidé, ¿pero quién sabe cómo deshacerse del rastro de una… Sigue leyendo

Eduardo Mendicutti – Dulces sueños

Yo heredé la dulzura de mamá y la bufanda de papá. La bufanda la perdí en el primer bar de ambiente en el que entré en mi vida, y ya sólo me quedó… Sigue leyendo

Javier Cercas – El inquilino

Al día siguiente, cuando despertó, Ginger todavía estaba a su lado. A partir de entonces se vieron fuera de clase con frecuencia. Mario, a pesar de ello, siguió manteniendo las distancias. Al principio… Sigue leyendo

Leonardo Padura Fuentes – Nochebuena con nieve

Fue apenas quince minutos antes de que Zoilita bajara del cielo con la misión divina de hacerse carne de mi carne y el designio espantoso de no dejar que me vuelva a emborrachar… Sigue leyendo

Georges Bataille – fragmento de Historia del ojo

El ojo del gato Crecí muy solo y desde que tengo memoria sentí angustia frente a todo lo sexual. Tenía cerca de 16 años cuando en la playa de X encontré a una… Sigue leyendo

María de la Pau Janer – Fragmento de Pasiones romanas

Ella querría decirle que le ha echado de menos, que deseaba que estuviera en casa, que se ha sentido sola. Pero no se lo dice. Nunca le describe las sensaciones que él le… Sigue leyendo

Nedjma – fragmento de La almendra

Me desnudó con gestos lentos y delicados, como se desprende una almendra verde de su tierna piel. En la neblina que saturaba el cuarto de baño, apenas distinguía sus rasgos. Sólo sus ojos… Sigue leyendo

Mijail Bulgakov – fragmento de El maestro y Margarita

– Los carnets, por favor –dijo ella mirando sorprendida los impertinentes de Koróviev y el hornillo de Popota y su codo roto. – Mil perdones, pero, ¿qué carnets? –preguntó Koróviev, extrañado. – ¿Son… Sigue leyendo

Gioconda Belli – Pequeñas lecciones de erotismo

I Recorrer un cuerpo en su extensión de vela es dar la vuelta al mundo Atravesar sin brújula la rosa de los vientos islas golfos penínsulas diques de aguas embravecidas no es tarea… Sigue leyendo

Marcelo Birmajer – La gente está viva

A mí también me gustaba Inés Larraqui. Y al igual que los Tefes, mi mujer y yo éramos amigos de los Larraqui. La amistad inicial, tanto de Tefes como mía, era con Diego,… Sigue leyendo

P. G. Wodehouse – Ómnibus Jeeves

 

Beatriz Espejo – ¿Dónde estás, corazón?

Cualquiera diría que Micaela de San José estaba enajenada. Sus rarezas la seguían a la manera de un largo manto que arrastraba por todos lados. A veces al entrar a un recinto veía… Sigue leyendo

Angela Carter – Los amoríos de lady Purple

A los pocos días de nacer, su madre la envolvió en una manta raída y la abandonó en el portal de la casa de un próspero mercader, cuya mujer era estéril. Aquellos respetables… Sigue leyendo

Marcelo Birmajer – Eso no

Follaron como dos amantes considerados. Parecían amarse. Ana Laura le chupó los huevos durante largo rato; sabía que, si pasaba la lengua por el glande, se aceleraría el ritmo de Alberto, cosa que… Sigue leyendo

Clarice Lispector – Fragmento de Mejor que arder

Era alta, fuerte, con mucho cabello. La madre Clara tenía bozo oscuro y ojos profundos, negros. Había entrado en el convento por imposición de la familia: querían verla amparada en el seno de… Sigue leyendo

Markus Zusak – La ladrona de libros

Sí he visto muchísimas cosas en este mundo. Soy testigo de los peores desastres y trabajo para los peores villanos. Con todo, también tiene sus momentos. Existen diversas historias (como ya antes he… Sigue leyendo

P. G. Wodehouse – Luna llena

La aristocrática luna que ilumina el castillo de Blandings y su distrito estaba casi en todo su esplendor, y la ancestral mansión de Clarence, noveno conde de Emsworth, llevaba ya algunas horas bañada… Sigue leyendo

Eduardo Mendoza – El secreto de la modelo extraviada

David Grossman – Gran Cabaret

Juan Madrid – Un beso de amigo

He conocido épocas malas en mi vida, pero como la que estaba pasando al final de aquel verano no recuerdo ninguna. Ejecutivas Draper, una agencia dedicada al cobro de impagados, llevaba tres meses… Sigue leyendo

Manuel Vázquez Montalbán – La soledad del manager

Creas la sensación de que el poder no controla la situación y de que el sistema político no sirve para garantizar el orden (…) Casi siempre en favor del propio poder, que así… Sigue leyendo

Jordi Llobregat – El secreto de Vesalio

Elisa Cotarelo – Capítulo 1 de Ama de casa sale de compras (de 9 a 12 a.m.)

Lunes, 21 de enero de 2013 En silencio y sin descanso, el teléfono móvil vibraba en el bolsillo del pantalón de Mario. De vez en cuando, con tino certero, el pulgar presionaba la… Sigue leyendo

José Antonio Labordeta – Esto fue

Apenas un recuerdo, un vago sueño de pasados domingos sin iluminarias donde los camareros se aburrían en establecimientos de segunda categoría. Todo lo demás es un recuerdo nostálgico de prensados días escolares en… Sigue leyendo

E. L. Doctorow – El arca de agua (Capítulo Uno)

Nadie tomaba al pie de la letra lo que Martin Pemberton decía; era demasiado melodramático y atormentado para hablar con claridad. Atraía a las mujeres gracias a esta condición; lo creían algo así… Sigue leyendo

Carlos Zanón – Yo Fui Johnny Thunders

Página 2 – Entrevista a Carlos Zanón

Rafael Sánchez Ferlosio – El testimonio de Yarfoz

I. Mi pueblo los Grágidos, mi ciudad Escescésina de Esteverna, mi padre Vigriscidio, mi nacimiento siendo príncipe Arriasco, mi nombre Yarfoz, este es mi testimonio. El motivo de este testimonio es que no… Sigue leyendo

Joyce Carol Oates – Mágico, sombrío, impenetrable

Conferencia de Escritores de Bread Loaf, Bread Loaf, Vermont. 18 de agosto de 1951. Aquella fue la primera sorpresa: el gran hombre era mucho más voluminoso, mucho más corpulento, de lo que yo… Sigue leyendo

J.R. Moehringer – El bar de las grandes esperanzas

Begoña Abraldes – El año de la niebla

«¡LIBROS VIEJOS, PERIÓDICOS ATRASADOS, papeles inservibles!»Aquella voz atronadora, como recién salida de una caverna antediluviana, se elevaba sin apenas dificultad sobre los ruidos de la calle. «¡Busco libros viejos, periódicos atrasados, papeles inservibles!»La… Sigue leyendo

Elizabeth Bowen – El fragor del día

Aquel domingo, desde las seis de la tarde, había estado tocando una orquesta vienesa. Ya no era tiempo para conciertos al aire libre; las hojas caídas de los árboles revoloteaban sobre el escenario… Sigue leyendo

Patti Smith – Tejiendo sueños

Una llamada Siempre imaginé que escribiría un libro, aunque fuera pequeño, que transportara a un reino imposible de medir, incluso de recordar. Imaginaba muchas cosas. Que brillaba. Que era buena. Que vivía sin… Sigue leyendo

Fernando Savater – ¡No te prives! Defensa de la ciudadanía

Carmen Martín Gaite – Las ataduras

—No puedo dormir, no puedo. Da la luz, Herminia —dijo el viejo maestro, saltando sobre los muelles de la cama. Ella se dio la vuelta hacia el otro lado, y se cubrió con… Sigue leyendo