Invertir en la extinción

1500154976392

El marfil de elefante y el cuerno de rinoceronte se han convertido en productos lucrativos. En la actualidad, un negocio de 20 millones de dólares al año, el más lucrativo después de las drogas y las armas y está en manos de poderosas, conectadas y fuertemente armadas organizaciones criminales internacionales. Las cifras son espeluznantes, África Central ha perdido el 65% de su población de elefantes en la última década. Un escenario similar es el que está viviendo la población de rinoceronte de Sudáfrica. Hasta 2007 fueron cazados menos de 50 rinocerontes al año. El año pasado más de 1.000. Como el número de animales disminuye los precios suben. Para los expertos, la extinción ya no es una consecuencia de la caza ilegal. Se ha convertido en su propósito.